En esencia, la epidemiología es el estudio de las enfermedades en las personas. Estudia los patrones, las causas y efectos de las condiciones de salud y enfermedad en determinadas poblaciones. Los estudios epidemiológicos han ayudado a identificar factores que pueden estar relacionados con el riesgo de desarrollar la EM, tales como la latitud, los patrones de migración, la genética y los procesos infecciosos. De acuerdo con el Atlas de la EM, unos 2,3 millones de personas en el mundo padecen EM, aunque esta cifra podría ser mucho más elevada, ya que es probable que mucha gente con EM aún esté sin diagnosticar en ciertas partes del mundo. Aunque puede encontrarse EM en cualquier parte del mundo, su prevalencia varía en mucho, siendo la más elevada en Norte América y Europa, y la más baja en el África Subsahariana y Asia Oriental. No se han detectado casos en determinadas poblaciones como los inuits, los maoríes de Nueva Zelanda o los aborígenes australianos. La EM afecta casi al doble de mujeres que de hombres, lo que sugiere la implicación de las hormonas en el proceso de la enfermedad. La mayor parte de los afectados es diagnosticado entre los 25 y los 35 años, aunque aproximadamente del 3% al 5% de los enfermos de EM son diagnosticados de niños, y puede producirse en adultos mucho mayores.